lunes, 5 de diciembre de 2016

FERNANDO ZOBEL

FERNANDO ZOBEL

BIOGRAFIA DE L ZOBEL

Fernando Zóbel

(Manila, 1924 - Roma, 1984) Pintor español. Procedente de una familia acomodada española, cursó estudios de Medicina y comenzó a pintar en 1942 durante una enfermedad. Después de haber pasado su infancia entre Filipinas, España y Suiza, estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Harvard en Estados Unidos, entre 1946 y 1949, presentando una tesina sobre el teatro de García Lorca.
Su estancia en ese prestigioso centro permitió que entrase en contacto con los pintores de la Escuela de Boston. De formación autodidacta, desarrolló su pintura en estos años y, al finalizar sus estudios, prolongó su estancia allí trabajando como ayudante del Departamento de Artes Gráficas del Harvard College Library, con el fin de seguir pintando e investigando.
En 1951 regresó a Manila, y allí compatibilizó su trabajo en el mundo empresarial (al que estaba vinculado por lazos familiares, con propiedades como las célebres Cervezas San Miguel), con la pintura, el mecenazgo, la investigación y la docencia, hasta que, en 1961, traslada definitivamente su residencia a España y decide dedicarse por entero a la pintura.
En 1954 viajó de nuevo a Estados Unidos, a la Rhode Island School of Design de Providence, donde pintó y estudió técnicas de grabado y, posteriormente, a Francia, Italia y España, lo que le permitió conocer el expresionismo abstracto americano y el informalismo europeo. El descubrimiento de la obra de Mark Rothko y la fotografía facilitaron su paso hacia la abstracción, abandonando la pintura figurativa y romántica de su etapa anterior. En España, que frecuentó cada vez más desde 1955, comenzó a coleccionar obras de artistas abstractos españoles, con las que formó en 1966 el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, junto a Gerardo Rueda y Gustavo Torner. Desde entonces alternó estancias entre Madrid, Cuenca y Sevilla.

      Saeta 42 (1957)
En sus primeras obras abstractas, las llamadas Saetas (1957-1959), caligrafías sobre fondos de color, influyen la estética oriental y el expresionismo abstracto americano. Posteriormente, pasa a la Serie Negra, la que coincide con el apogeo del grupo "El Paso". Adopta el grafismo negro pero sólo sobre fondos blancos, enfatizando el movimiento y su fuerza expresiva. Su pintura, organizada en series, trata temas como el paisaje conquense, el río Júcar e interpretaciones de obras de la historia del arte, que se desarrollan en un complejo sistema de trabajo que empieza con dibujos, apuntes, fotografías y acuarelas.
Progresivamente su obra sufre una depuración de color y formas que se define en la Serie blanca que comienza en 1975. Trabaja sólo con el blanco y una gama de grises muy claros. Estas obras ponen especialmente de manifiesto su proceso mental, muy analítico y selectivo, "creando tensiones que nos devuelven el paisaje convertido en pintura, nuevamente ordenado, estructurado y medido" según Rafael Pérez Madero.
Entre sus múltiples actividades artísticas hay que señalar su labor en el campo literario, su colaboración como asesor de la Fundación March de Madrid y el mecenazgo que desarrolló en el contexto artístico español y estadounidense. Hoy, en Harvard, hay una importantísima cátedra de historia del arte español que lleva su nombre (en la actualidad, la ocupa el profesor Serafín Moralejo). En 1983, recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes.


 Fernando Zóbel

Donación por el creador del museo,
Fernando Zóbel, a la Fundación Juan March

Fernando ZóbelEl 22 de diciembre de 1980, Fernando Zóbel (1924-1984), creador y propietario de las obras que albergaba el Museo de Arte Abstracto Español, hizo donación de las mismas a la Fundación Juan March; en total, más de 200 obras, entre pinturas, esculturas, obra gráfica, dibujos, carteles y otros trabajos de autores españoles contemporáneos, que venían a sumarse a la colección de arte español contemporáneo de la Fundación Juan March, que se ha ido incrementando con posteriores incorporaciones de obras.
"De cara al futuro me ha preocupado siempre la continuidad del Museo. Veía claramente que el museo merecía vida más larga que la mía —declaraba Zóbel—, y que debía seguir desarrollando y ampliando actividades artísticas atrevidas y, por supuesto, más ambiciosas que las que podían nacer de mis propias fuerzas. El programa artístico de la Fundación Juan March coincidía claramente con nuestras intenciones generales; la Fundación contaba con la libertad de criterio, la organización y la fuerza para ampliar, enriquecer y proyectar hacia un futuro el desarrollo vital del museo. A la vez pensábamos que las colecciones del museo servirían para fortalecer y enriquecer las actividades artísticas de la Fundación". Y añadía: "Creo que es importante y atractivo que el Museo continúe siendo privado, con responsabilidad hacia el público, y que siga teniendo un sentido experimental.
Además de las obras de arte, Fernando Zóbel donó 3.556 libros y otro material bibliográfico sobre arte contemporáneo. De ellos, 2.259 libros personales permanecen en el Museo para consulta de estudiosos e investigadores. Los 1.297 volúmenes restantes, junto con otros 16.574 nuevos que la Fundación Juan March fue incorporando desde 1980, han sido donados en noviembre de 1996 al Ayuntamiento de Cuenca y a la Universidad de Castilla–La Mancha, para su Biblioteca General de Cuenca.
Fernando Zóbel de Ayala nació en Manila (Filipinas) en 1924, hijo de un hombre de negocios español. Estudió Medicina en Filipinas y se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Harvard (Estados Unidos). De 1951 a 1960 ocupa la cátedra de Bellas Artes del Ateneo de Manila. Viaja por Estados Unidos y por Europa, y en España, en 1955, entabla amistad con muchos de los pintores abstractos. En 1966, crea, junto a Gustavo Torner y Gerardo Rueda, el Museo de Arte Abstracto Español en las Casas Colgadas de Cuenca con fondos de su propiedad. En diciembre de 1980 dona la colección a la Fundación Juan March. Poseen en el extranjero obra de Fernando Zóbel el British Museum de Londres, el Brooklyn Museum de Nueva York, el Fogg Museum de Harvard y el Museo Nacional de Filipinas en Manila. Fernando Zóbel falleció en Roma el 2 de junio de 1984.


Fernando Zóbel, Museo de arte abstracto. Cuenca

 

Fernando Zóbel de Ayala. Español nacido en Manila  1924- Roma 1984. Importante pintor español del arte abstracto. Durante la injusta guerra civil su familia marcho a Filipinas, y no regreso a España hasta terminada la segunda guerra mundial. Estudio Filosofía y Letras en Harvard,  En 1942, empezó a interesarse por la pintura y cuando  tuvo una lesión en la columna que le dejo inmovilizado, empezó a pintar con gran estilo artístico.
Dedicado por completo al arte, presento sus trabajos en 1951  en Boston y después continuación lo hace en el 1952 en Manila. En el año 1955 viene a España, donde conecta con artistas de la época, mas regreso a Manila, donde la Universidad de Manila, le  nombre doctor honoris causa.  El prestigio como pintor de Fernando Zóbel es inmenso, sus obras cuelgan con orgullo en importantes museos. Participó en más de 150 exposiciones colectivas, y más de 40 individuales.
En los años 60, comienza su evolución como pintor, desarrollando un estilo característico, en el que se percibe la influencia que recibió del la caligrafía oriental. Los cuadros de Zóbel son de apariencia simple y espontánea, más son creados tras un diseño de planificado estudio
Estando en España, visito con su amigo Gustavo Torner,  la ciudad de Cuenca, quedo impresionado de su belleza, por sus rincones y su Naturaleza, allí paso largas temporadas,  En 1963, junto a sus amigo Torner,  y Rueda, deciden instalar un  Museo de Arte Abstracto, las autoridades colaborarón y todo fundió en acuerdos para que fuera instalado en la más emblematica construcción de la ciudad, una de las Casas colgadas, la más conocida y visitada, Allí se exponen las obras de los fundadores se encuentran la de famosos autores como Saura, Sempere, Chirino y Miralles entre otros.
Murió en Roma, en 1984, sus restos mortales fueron sepultados en Cuenca la ciudad de la que estaba enamorado, en un pequeño cementerio de personajes ilustres con hermanos de San Isidro, un lugar que le servia de atalaya para pintar e inspirarse  el río Júcar desde la atalaya de la Hoz.
Su amigo Saura, proclamo que como homenaje a Zobel, debería cambiarse el nombre del Museo, e imponerle el de su principal creador, y que llegó a efecto por su dedicación, entegra, entusiasmo con sus aportaciones de obras y mecenazgo. Cierto que este Museo tiene renombre mundial, que es un orgullo de la ciudad, por el contenido estético que encierra.
Gustavo Torner su gran amigo después de 20 años, explicaba: Para él lo normal era la excelencia como planteamiento, y sabía muy bien lo que era la excelencia. Por eso sus continuos viajes por todo el mundo viendo gentes y recorriendo museos, todos los museos, y sus libros… de todo, leídos y acotados, buscados por todos los lugares.
Cuando apareció entre nosotros, allá hacia los años sesenta, en aquel mundo en que la mediocridad se enseñaba como ideal y se hacía tan bien la enseñanza que nos contagió a todos, incluida la oposición, y que es tan difícil quitárnosla de encima, su aparición, digo, fue para nosotros la aparición de lo que España podría ser. Una España universal, abierta, enraizada sin temores en la historia, trabajadora, sensible, sin envidias ni rencores, cuya única razón vital podría sintetizarse en aquella frase que Motherwell nos dijo una vez en Cuenca: la insistencia en la excelencia.
F. Calvo Seralles, dijo de el: Su vida, fue una vida llena de arte, con indagación constante de los estados de plenitud estética, una preciosa recopilación de experiencias y vivencias de aristrocaticas y sutiles.  En el Museo de Cuenca, demostró su generosidad, que no solo se demostraba con su desprendimiento material, Zobel ayudo siempre a los jóvenes artistas y a quien se le acerco.  Zóbel era un artista de los pies a la cabeza, como pintor y como hombre.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario